Un estudio,realizado por investigadores del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA), perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), del Área de Genómica y Salud de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana (Fisabio), dependiente de la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública, y de la Universidad de Linköping (Suecia), ha confirmado que la microbiota intestinal desarrollada por el bebé en los primeros meses de vida desempeña un papel fundamental en la aparición de alergias. La riqueza de especies bacterianas en el intestino contribuye al fortalecimiento del sistema inmunitario en las membranas mucosas y protege frente al futuro desarrollo de asma y alergias en niños.