La leche humana es el alimento de elección para ser administrado de forma exclusiva al recién nacido durante al menos sus seis primeros meses de vida. Es un fluido biológico complejo, vivo, activo y dinámico, que contiene los nutrientes adecuados para el crecimiento del bebé. Además posee componentes inmunológicos, sustancias prebióticas y microorganismos que también influirán en su salud.
Su composición va cambiando a lo largo del desarrollo del recién nacido para adaptarse tanto a sus necesidades nutricionales como inmunológicas. Tras el parto es el elemento clave y decisivo que influirá en la iniciación, desarrollo y estabilidad de la composición microbiana y de las defensas del recién nacido.

http://elpais.com/elpais/2016/04/20/ciencia/1461107830_407893.html

 

baby-165067