Las alteraciones de la microbiota contribuyen junto con otros factores genéticos y/o ambientales de forma importante en el desarrollo de algunas enfermedades como asma,enfermedades alérgicas (dermatitis atópica, rinitis), enfermedad inflamatoria intestinal, diabetes, así como obesidad.